DESCUBRE MALLORCA

Las mejores playas de Mallorca

Mallorca es una paradisíaca isla del Mediterráneo y cuenta con algunas de las mejores playas de todo el país. De arena fina o rocas, escondidas o más populares, la costa de Mallorca está llena de calas y playas que visitar. Con más de 250 playas alcanzando una longitud total de 50 km, hay playas para todos los gustos y para todos los planes, con ambiente familiar o solitario, la costa de Mallorca es para disfrutarla.

Empezando por la urbana Playa de Palma, que es una de las más extensas de las Baleares. Sus 4.600 metros de arena fina y blanca, donde cada año se cuelga la Bandera Azul, invitan a desconectar del mundo y disfrutar de unas vacaciones de ensueño en sus aguas tranquilas y claras. El arenal está situada a escasa distancia del centro de Palma y tiene todos los servicios necesarios, como acceso para minusválidos, WC, duchas, teléfonos o chiringuitos. O la playa de Can Pere Antoni, situada a dos kilómetros del centro de Palma de Mallorca con su agradable paseo marítimo la convierte en un referente para dar un paseo y deleitarse en sus bares y restaurantes. Además de poder disfrutar de su arena fina y blanca, también cuenta con todos los servicios y se puede acceder a ella fácilmente en bicicleta a través del carril bici del paseo marítimo.

Dentro de las playas más populares de la isla, no podemos dejar de mencionar la playa de Alcudia, la más extensa de todo Baleares. Con más de 7 kms de arena blanca y fina divididos en dos tramos. El primero, con una amplia oferta de ocio y de servicios, comienza junto al puerto deportivo con un agradable paseo peatonal hasta la zona llamada Ciudad Blanca donde comienza el segundo tramo, que llega hasta el límite de la Platja de Muro, situada al norte, donde el entorno es algo más virgen. Esta es una de las playas más bonitas de Mallorca. De arena dorada y agua turquesa tiene una plataforma de madera que se adentra en el mar y permite disfrutar de unos espectaculares atardeceres.

De las múltiples calas de Mallorca cabría destacar, el Calo des Moro, una perfecta ¨piscina natural¨ enclavada entre dos rocas; por ser una de las más hermosas playas de la zona, también se trata de una de las más concurridas, pero, sin duda, esta preciosa playa de arena blanca y aguas transparentes es un paisaje sin igual que no debes perderte en tu visita a Mallorca. Muy cercana también a otra playa preciosa, y mucho más tranquila, como es la Cala S´almunia.

Tanto la cala Mondragó, como sus vecinas Sa Amador y Es Borguit están en plena Reserva Natural. Rodeada de rocas y pinos hacen de esta cala una de las favoritas tanto de turistas como locales, debido además por su fácil acceso. A pesar de ello, podrá disfrutar de ella, sin tener la sensación de que está abarrotada. Se trata de una playa de fácil acceso de arena fina y aguas poco profundas. Ideal si disfrutas lanzándote al mar desde alguna roca a mediana altura. ¡Imprescindible!

En el oeste de Mallorca, a 12 km del pueblo de Portocristo, se encuentra Cala Varques. Tradicionalemente,  “hippies” de todo el mundo acuden para pasar el verano a esta playa escondida y sin fácil acceso. Cala Varques puede presumir de poseer el entramado de cuevas más grande de Europa. Sus cien metros de arena blanca y fina harán las delicias de todo aquél dispuesto a descubrirla. Muy recomendable el paseo hasta el arco natural que hace de puente, tardarás 15 minutos para acceder hasta él, disfrutando de preciosas vistas al Mar Mediterráneo.

No podemos dejar de mencionar, zonas como el Cabo Formentor y sus paradisiacas playas y calas más al norte de la isla; o, por supuesto, los torrentes; como el Torrent del Pareis, declarado monumento natural, al que se puede acceder por sinuosas carreteras en coche o través de rutas de senderismo, solo aptas para los más experimentados. Y es uno de los paraísos naturales más impresionantes de todo Mallorca.

 

Mallorca, además de tener un ambiente espectacular y unos lugares paradisíacos, posee una dieta y una gastronomía de una gran riquezay complejidad, al ser una isla bañada en el Mediterráneo con una historia que se remonta al año 7.000 ac, y en la que han habitado romanos, musulmanes y catalanes; convierte en prácticamente obligatoria la degustación de esta excelente oferta gastronómica autóctona y de susrecetas típicas, siempre sabrosas y saludables al estar elaboradas con los más exquisitos frutos que ofrecen a diario tanto el mar como la tierra.

Un resumen básico puede empezar por su pa amb oli, receta tan clásica como sencilla, pan tostado con un buen chorro de aceite de oliva y sal, al que se le puede añadir algo de ajo restregado y que después va untado con tomates de ramillete, típicos mallorquines. Este pan podrá consumirse sólo como almuerzo, desayuno, meriendas o picoteos, pero también podrá encontrarse acompañado con queso, con atún, aceitunas o con carnes a la brasa y embutidos típicos de la zona.

Pero no podríamos hablar de cocina tradicional de Mallorca sin mencionar el frito mallorquín o los caracoles con hierbas aromáticas:

El frito tradicional, receta que data del siglo XIV, se elabora con carne magra de cerdo o de cordero (aunque también puede encontrarse de pescado o solamente con verduras), acompañada de ingredientes como hígado, patatas, pimientos rojos, cebolletas, hinojo, guisantes, ajos, sal y aceite de oliva, e incluso otras verduras de temporada como las habas tiernas o el pimiento picante para darle un toque muy especial. Normalmente empleado a modo de comida o de cena, se suele preparar en diferentes celebraciones y eventos populares.

Por otro lado, no existe plato con tradición más marinera que los caracoles a la mallorquina o con hierbas aromáticas; este exquisito manjar, elaborado con caldo y con patatas, hará las delicias de todos aquellos a los que les gusten los caracoles pues éstos son especialmente sabrosos. Para elaborar el caldo se utilizará perejil, ajo, hinojo, hierbabuena y guindilla. Para elaborar las patatas se combinarán cebolla, tomate, aceite, sal y pimienta. La combinación en conjunto será perfecta y además, este plato podrá acompañarse del tradicional all i oli para terminar de darle el toque.

Por supuesto, en una dieta mediterránea como es la mallorquina, no podía faltar el arroz; y si hablamos de arroz en Mallorca no podemos dejar de hablar del Arrós Brut o arroz sucio, que recibe este nombre por el color que toma el caldo gracias a su especial elaboración, es uno de los platos más utilizados como primero o como acompañante de carnes. Se trata de un arroz caldoso caliente que se prepara en una cazuela de barro con carne, embutidos, verduras, especias y setas.

Otras recetas típicas serían el Peix al Forn; pescado fresco de las costas locales cocinado al horno acompañado por abundantes verduras; o el Tumbet, receta vegetariana elaborada a partir de verduras de la zona. Su preparación se basa en freír berenjenas, patatas y colocar estos alimentos en una tradicional cazuela de barro. A las verduras se añadirá una salsa elaborada a partir de tomates maduros, aceite, ajos y sal.

Todas las verduras son fundamentales en la dieta balear, como en la original Coca de Trampó. Las cocas son una receta mallorquina que se encuentra extendida por todo el sur de Cataluña y la Comunidad Valenciana. Pueden encontrarse muchas versiones diferentes de coca, con distintas carnes o fiambres, con atún, con muchas verduras e incluso con queso. En concreto, la coca de Trampó típica de Mallorca está elaborada con ese toque especial que le aportan los pimientos rojos, los pimientos verdes italianos, los tomates, la cebolla, el pimentón, la cebolla, el aceite de oliva y la sal mediterranea.

La sobrasada es una de las tradiciones culinarias mallorquinas más conocidas y tiene denominación de origen protegida por la Unión Europea. Se trata de un embutido curado que se prepara a partir de diferentes carnes de cerdo, especialmente seleccionadas y que son condimentadas con una especial combinación de pimienta negra, pimentón y sal. Este producto podrás tomarlo en diferentes platos: en unas tradicionales tostadas o con biscotes, en forma de bocadillo o dentro del mismo arroz sucio.

Para acompañar, ¡también aquí hay vino! Pertenecen a las Denominaciones de Origen Binissalem y Pla i Llevant.

Y de postre, algo dulce… y no hay nada más tradicional que la ensaimada mallorquina; estos populares dulces, especialmente pensados para los desayunos, los postres o las meriendas, están elaborados a partir de agua, azúcar, huevos, masa y manteca, con los que se prepara una masa dulce en forma de espiral. Se trata de un producto tradicional que también cuenta con la indicación geográfica protegida de Ensaimada de Mallorca en dos de sus versiones: la tradicional sin relleno y la que se encuentra rellena de cabello de ángel.

Ocio y naturaleza en Mallorca

En Mallorca se puede disfrutar no sólo de las magníficas playas, sino también de diversos centros de ocio, parques de naturaleza, impresionantes cuevas naturales. Una oferta lúdica que colmará los gustos más variados. Hay cabida para todo y para todos los gustos: disfrutar del buen tiempo, practicar deporte en plena naturaleza y conocer la isla con propuestas diferentes a los habituales circuitos turísticos resulta muy fácil. La isla es una fuente de maravillas naturales que podemos descubrir en familia o con amigos gracias a las excursiones que podemos organizar. En bicicleta, caminando, escuchando leyendas misteriosas o aprendiendo secretos de esta tierra, las actividades que se pueden realizar nos desvelan un mundo nuevo para disfrutar con todos los sentidos. Un buen plan es recorrer parte de la Mallorca más rural a pie o en bicicleta y atravesar valles, montañas y llanuras hasta llegar a pueblos del interior, a los miradores de la cordillera de la Sierra de Tramuntana (al noroeste) o al Parque Natural de Mondragó (al sur) donde podrás oír el “rugido” de las olas contra sus acantilados.

El Parque Natural de Mondragó se ubica en una de las zonas de mayor riqueza ornitológica de Mallorca. Se encuentra al sudeste de la isla, en el municipio de Santanyí. Presenta una gran variedad de paisajes, con barrancos, playas, zonas dunares, torrentes y bosques de encinares. El parque alberga una importante diversidad de aves y pájaros; dentro del parque se pueden hacer distintos itinerarios, tanto a pie como en bicicleta, y disfrutar de los diversos ecosistemas y visitar desde elementos típicos de la arquitectura tradicional o panorámicas de extrema belleza. Como curiosidad, en el Parque Natural aún pueden encontrarse restos de la actividad del contrabando que se practicaba en la zona sobre todo en la primera mitad del siglo XX. Otro lugar con gran interés natural es la Reserva Puig de Galatzo; un parque de naturaleza único en Mallorca, a menos de 20 km de la capital, Palma, con más de 2,5 millones de m² de frondosa vegetación en un entorno de contrastes paradisíacos donde conviven una gran variedad de animales de singular belleza. Es un lugar ideal para la práctica del senderismo. A lo largo del recorrido por sus 3,5 kms de cómodos senderos disfrutarás de más de 30 cataratas.

El Puig de Galatzó, es la primera cima con más de mil metros de altitud situada más al sur de la Serra de Tramontana. Su aislamiento respecto del resto de la cordillera la convierte en una montaña en un mirador privilegiado sobre la bahía de Palma y las montañas de los alrededores En el Parque los más atrevidos podrán sentir emociones fuertes en la pista de aventura escalando, cruzando diversos puentes y deslizándose en tirolinas.

Mallorca ofrece también gran multitud de cuevas naturales que visitar, siendo este uno de sus mayores atractivos turísticos. Lugares mágicos como las Cuevas de Arta situadas en la costa del término de Capdepera, en el Cap Vermell, están rodeadas de montañas que se levantan sobre el mar. Se trata de unas cavernas espectaculares, un lugar que no debes perderte. O las Cuevas del Drach, una de las visitas guiadas mas famosas de Mallorca. Descubiertas en 1896, albergan el recorrido de miles de turistas cada año. Son casi dos mil metros de cuevas y seis lagos subterráneos. Es todo un espectáculo poder observar con tanta proximidad los iluminados racimos de estalactitas y de estalagmitas. Dentro de estas cuevas hay un gran lago subterráneo, el Lago Martel, catalogado como uno de los mayores lagos subterráneos del mundo. En el lago se ofrecen diariamente conciertos de música clásica; piezas clásicas interpretadas por músicos sobre unas embarcaciones.

La oferta de lugares culturales en Mallorca se complementa con el impresionante Castillo de Bellver, la Catedral de Palma o el Palacio de la Almudaina. O incluso, para una visita más familiar, el Palma Aquarium, espectacular parque marino que recrea fielmente hábitats y ecosistemas de mares y océanos. 55 acuarios con una excepcional muestra de fauna y flora procedentes del Mar Mediterráneo y de los Océanos Índico, Atlántico y Pacífico.