TEMPLES

Uno de los aspectos más brillantes de la música grabada es que, si bien puede enmarcar para siempre una de las formas de arte más fluidas de la humanidad, esos sonidos capturados pueden convertirse por sí mismos en una lanzadera de ideas, recuerdos, emociones y sentimientos en aquellos que los escuchan. Hablando del tercer álbum de Temples, Hot Motion, podríamos decir que la banda no solo han proporcionado una fuerte demostración de esta naturaleza tanto estática como frenética, sino que además ha creado un álbum que se deleita en esta hermosa contradicción.

Una colección brillantemente elaborada y cuidadosamente grabada, las canciones impulsivas y aparentemente inmediatas del álbum pronto revelan una impresionante profundidad de ideas y energía con escuchas posteriores porque, como su título advierte, Hot Motion no es un disco que permanezca quieto. Todo un viaje que promete doblarse con uno de los directos más trepidantes de los últimos años.