TRIGGA

Mallorca siempre ha sido una tierra fértil para el hip hop, y siempre lo ha sido con grupos que han adoptado un tono propio, alejado de la habitual épica callejera -al fin y al cabo, cuesta ponerse en plan malote cuando uno vive en una isla como ésta- y más próximo al funk colorista que a los pianos melancólicos y los ritmos marciales. En ese sentido, Trigga no son más que el último ejemplo de una tradición con cuyo linaje conectan por vía directa: Don Manolo Pinchadiscos, DJ de la banda, es el hombre tras los platos en La Puta Opepé, padres de la escena del hip hop local -y unos de los responsables de que esto sea lo que es a nivel nacional.

A ello hay que sumar que Miquel Bujosa, alias Blackash, bajista y productor de las bases del grupo, se crió escuchando “Vacaciones en el Mar” (y a J Dilla, claro) y otro tanto podría decirse del MC Danielbum -a pesar de que los escuchara bajo un clima totalmente diferente desde el País Vasco- y el batería Joan Cabot. Pero ahí se acaban las deudas con los Cuñaos del Fonk, porque desde el principio lo de Trigga pretendía ser algo completamente diferente: una banda de directo que tocará en vivo canciones de hip hop con alma funk y pegada rock. Y eso es lo que es, ni más ni menos.